Un buen copywriter sabe cómo investigar (4 técnicas que te convertirán en todo un profesional)

Para todo copywriter existe una regla muy clara: la investigación es una estrategia eficiente no sólo para escribir los textos persuasivos que las marcas quieren para llegar a sus audiencias, crecer, posicionarse y vender; también es un hábito que ayuda a los profesionales a conocer en profundidad un tema, y hasta especializarse en él.

¿Pero qué define a un buen investigador? ¿Es sencillo convertirse en uno?

Si alguna vez has estrechado la mano de un profesional que se presente ante ti como un investigador y de inmediato imaginaste a esa persona encerrada en una biblioteca los siete días de la semana, aislada del agite del día a día, con sus estudios y hallazgos como únicos temas de conversación, entonces tienes una idea bastante errada de lo que es un investigador actualmente, mucho más si trabaja también como copywriter.

“Tu curiosidad por indagar en un tema, más tus equipos y dispositivos de uso diario y los cuatro trucos que leerás en este artículo, te ayudarán a convertirte en todo un profesional de la investigación”.

Pero antes, hay algo que debes recordar siempre

Te lo diré en dos platos para que lo recuerdes con frecuencia: investigar es un oficio exigente que requiere de buenos hábitos, mucha planificación, constancia y verdadera vocación (sí, vocación para superar aquellos días en los que por más que te esfuerces te vayas a la cama con las manos vacías).

Antes de tocar las cuatro técnicas que leerás más tarde, considero fundamental hablar de una palabra clave: la planificación.

Al momento de emprender una investigación, independientemente de la complejidad del tema y del propósito que esta vaya a tener, es necesario:

  1. Establecer una rutina de trabajo y cumplirla: Las investigaciones fluyen mejor cuando se destina para ellas un tiempo de ejecución pero, ojo, seguro en algún momento te tocará enfrentarte a un tema que romperá con todas las planificaciones posibles y te hará romperte la cabeza por meses (lo digo por experiencia). Sin importar el caso, crear una rutina diaria de trabajo de al menos 120 minutos, sin interrupciones, es esencial.
  2. Llevar un diario en el que lo registres todo. Este punto aplica todavía más para esas investigaciones extensas y determinantes si estamos escribiendo un libro o ebook, aunque también es viable si nuestro proyecto se basa en publicar periódicamente artículos y contenido más breve. En cualquiera de las situaciones es necesario que guardes todo.
  3. Crear un esquema de investigación que sea flexible. Muchas veces, aunque tengamos todo para dirigir nuestra investigación, es esta quien se dirige por sí misma y nos lleva a encontrar datos que no pensábamos encontrar. Si en plena investigación hay algo que se sale de lo planeado no lo deseches, inclúyelo en tu esquema de trabajo y luego, con calma, evalúa qué tan viable es conservarlo o desecharlo.

Pero ya hemos calentado demasiado el terreno, ahora sí te llevaré a leer lo que te ha traído hasta aquí.

4 técnicas claves que te ayudarán a convertirte en un investigador.

Hay cuatro técnicas que he ido aprendiendo durante estos últimos cinco años de ejercicio como periodista y también como copywriter. La aplicación de cada una de ellas me ha ayudado a investigar con éxito todo tipo de temas, tanto cotidianos como los más recónditos, que luego llevo a otros formatos como artículos, ebooks, white papers, post en redes sociales y más. Estoy segura de que también serán de gran utilidad para ti.

Saber investigar es una habilidad que debemos aprender desde niños.
  1. El propósito de toda investigación es generar impacto en la sociedad.

Sea cual sea el proyecto en el que estás trabajando, una investigación te absorberá por horas y horas. La misión es lograr que todo este tiempo invertido haya valido la pena, y que el esfuerzo se convierta en un recurso de gran valor no sólo para ti como creador sino también para las personas que van a tener acceso a tu trabajo.

Es simple: el propósito de investigar sobre un tema para crear algo nuevo es hacer que ese proyecto esté al alcance de las personas y sea verdaderamente útil para ellas.

Para lograr lo anterior será necesario que enfoques tu atención en recolectar datos valiosos, testimonios que ayuden a los lectores a comprender situaciones, y hagas del arte de contar historias (un arte que todo copy debe aprender a dominar) tu gancho para que el texto genere en los lectores el sentimiento y las acciones que deseas.

Si tu agenda está muy cargada, puedes dedicar al menos 120 minutos diarios a tu investigación. Esto te permitirá avanzar constantemente.

2. Pon en práctica los hábitos del periodismo que benefician al copywriting

Un buen periodista investiga, escribe y hace preguntas con los cinco sentidos bien despiertos, y esta es una habilidad que los investigadores y copywriters deben replicar.

Si tu investigación se trata sobre las últimas tendencias en cuanto a decoración de interiores en Argentina y sólo cuentas con dos horas para poder levantar un artículo de 800 palabras, tendrás que acudir a diversas fuentes sobre este tema, curar información, generar un nuevo esquema que haga a tu texto una pieza diferente y, si tienes suerte, agendar una llamada de al menos 10 minutos para hablar con un experto que pueda sumarle a tu trabajo un punto de valor.

Pero, si tu investigación se trata del Velorio de Cruz de Mayo —una manifestación cultural en Venezuela con más de 150 años de trayectoria— y tienes el tiempo suficiente para recolectar información durante días y hasta visitar un lugar donde esta tradición se desarrolle, tus habilidades irán mucho más allá.

Ahora, lo más importante será transmitir a través de cada palabra todas las sensaciones que obtuviste en encuentros cara a cara con la fuente, en la apreciación de los detalles, colores, sabores y sensaciones encontradas, y muchos otros elementos que no se encuentran en una búsqueda en Google.

Muchas veces quienes trabajan como copywriters cometen el error de quedarse sólo con la información que levantan a través de una búsqueda en Internet en casa, lo que puede convertir su trabajo en un oficio bastante monótono, mientras que su ojo y su pluma se cierran a los miles de oportunidades que hay fuera.

Recordarlo todo cuando se está haciendo una investigación puede resultar una tarea complicada. Para lograrlo, apóyate en apps como Evernote, Dropbox y Google Drive.

3. Duda de todo, hasta de Google

Los buenos investigadores son aquellos que se quedan con los datos que ellos mismos han podido comprobar, bien sea como resultado de sus propios hallazgos, o por la confianza que sienten en el trabajo de otros investigadores que los han antecedido.

Sea como sea, si eres copywriter, tienes una investigación que desarrollar y quieres que esta sea única, deberás aprender a dudar de todo, hasta de Google. Aprender a disfrutar el placer de salir a la calle para obtener lo que buscas de primera mano, es un hábito que te cambiará la vida como creador y, sin dudas, te beneficiará siempre.

En una investigación que realizo desde hace varios meses sobre la historia de las heladerías en Caracas para la redacción de un libro, encontré información que me ayudó a orientar mi trabajo. Sin embargo, también encontré muchos (muchísimos) datos errados que, de no haberlos puesto en duda, habrían perjudicado horas y horas de lectura y escritura en casa, bibliotecas y cafeterías (ya saben que el tiempo perdido no vuelve, así que mejor prevenir que lamentar).

Si un dato no te da la suficiente confianza para conservarlo en tu texto, subráyalo y no descanses hasta que estés absolutamente seguro de que es un elemento de valor que merece ser incluido en tu trabajo.

Llevar un control de todos los avances de tu investigación te ayudará a siempre mantenerte al día.

4. Apóyate en apps y dispositivos

Nuestros dispositivos del día a día (teléfonos, tablets, cámaras fotográficas, los que tengas), son elementos imprescindibles para todo copywriter que quiera sumergirse en las aguas profundas de la investigación. En lo personal, tengo mi lista de apps preferidas para sacar el máximo provecho.

  • Evernote: Un diario de vida para mí. En Evernote tengo libretas enteras con audios, imágenes, archivos en pdf, infografías, screenshots y notas de último minuto que suelo capturar en diferentes momentos del día, sobre temas que me interesen y a los cuales necesite hacer seguimiento constantemente. Además, esta app cuenta con un buscador potente que siempre me ayuda a encontrar todo lo que necesito, permite que comparta mis libretas con mis contactos, guarda por mí correos electrónicos que necesite consultar después, y mucho más. ¿Necesitas un asistente en tus investigaciones? Evernote es ideal.
  • Dropbox: En Dropbox tengo un respaldo de los archivos que me interesan, desde documentos importantes para mis investigaciones hasta carpetas con mis clases de marketing digital y edición. En Google Calendar tengo programada una alarma que semanalmente me ayuda a recordar que debo hacer una copia de seguridad para salvar todo lo importante y listo. Dropbox es también mi aliado.
  • Google Drive: Luego de que Google Docs se convirtiera en la herramienta donde diariamente escribo artículos, resúmenes de asesorías para marcas, planes de trabajo y mucho más, Google Drive se convirtió en el espacio donde guardar cada texto. Se ha convertido en una biblioteca que cada día gana más y más valor.
  • Feedly: Una aplicación ideal que me permite hacer seguimiento de los temas que me interesan en los blogs más populares y de mejor contenido. Es ideal para hacer curación de contenido, pero a los investigadores nos resulta fantástica. Sólo 5 minutos me bastan para acceder a mi cuenta, revisar las notas que más me interesan y programar su lectura en mi hora diaria para leer. Comencé a usar Feedly para apoyarme en el trabajo con mis clientes y desde entonces no la suelto.

Lo más importante de usar estas apps es que, como copywriter e investigador, te atrevas a crear tu propia biblioteca de información que no sólo pueda ayudarte a orientar mejor tu trabajo y a mejorar tu perfil, también serán recursos que constantemente podrás compartir con más y más personas interesadas en aprender. Ya sabes: lo bueno siempre se comparte.

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas. Si te hubiese gustado encontrar otros puntos en este post y tienes más información para aportar, compártelo todo en los comentarios.

P.D. Cada domingo envío un correo electrónico en el que comparto información clave para copywriters, noticias sobre cultura, impresiones de lo que ha sido mi semana y mucho más. ¿Te interesan estos temas? Apunta tus datos en el formulario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.