Marcas personales: 5 datos para lograr los objetivos que quieres

¡Aceptémoslo! Cada vez son más las personas que tienen claro qué es eso del personal branding. 

Mientras hay un amplio (amplísimo) número de profesionales que ya han investigado lo suficiente y hasta han emprendido las tareas necesarias para hacer de su marca personal el puente que necesitan para: atraer y posicionarse en el mercado, captar prospectos, ofrecer servicios y mucho más, hay otras personas —entre ellos tú— que no se quedan atrás.

Entonces, vamos de nuevo: ¿las personas están interesadas en aprender sobre marcas personal y potenciar el trabajo que ya tienen en desarrollo? ¡Por supuesto que sí! Incluso, sé que no es exagerado afirmar que tener una buena estrategia de marca personal es uno de los primerísimos objetivos y deseos del profesional de hoy: una persona emprendedora, arriesgada, capaz de reinventarse a sí misma porque entiende que el mercado también se está reinventando, también está innovando, y siempre es necesario hacer más.

Pero, antes de seguir con todo esto y poner en tus manos el contenido por el cual visitas mi blog el día de hoy (el contenido, ya sabes, esas 5 herramientas claves que a través de tu marca personal van a llevarte a consolidar los objetivos que quieres), me gustaría que revisáramos estas definiciones sobre personal branding que tanto me gustan: 

Para Vilma Núñez, una marca personal no es más que la gestión de un perfil personal como si este se tratase de una marca, prestando especial atención en puntos claves como un tono de comunicación bien definido, objetivos, lista de productos y servicios (en otro post hablaremos en detalle sobre este tema), y el punto de diferenciación que esa marca tendrá frente a la competencia. 

Otra buena definición es la que comparte el sitio web laculturadelmarketing.com. De forma muy simple, transmiten un mensaje que de ahora en adelante ya no podrá hacerte sentir indiferente: “la marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás en la sala”. Revelador, ¿no es así? 

Para Arianne Cuárez, una marca personal son todas las acciones que una persona emprende para dirigir un mensaje claro a una comunidad determinada, con el apoyo de objetivos y acciones que le permiten diferenciarse y sumar valor. 

Pero pasemos a lo importante.

Crear un plan es la mejor manera de desarrollar las estrategias ideales
para tu marca personal.

¡Apúntalo todo! Estas son las 5 claves que te ayudarán a conseguir lo que quieres a través de tu marca personal

¿Estamos listos? Ahora sí te doy esos 5 puntos que son imprescindibles tomar en cuenta para que tu marca personal sea justo lo que quieres antes de que se termine el año (al final de este artículo puedes contarme qué te parecen estas recomendaciones y si las pondrías en práctica).

Mensaje sí, pero con propósito. Recuérdalo siempre.

Mensaje sí, pero con propósito

Mucha gente sabe qué quiere hacer con su marca personal: «quiero vender, quiero posicionarme, quiero ser una autoridad en el tema». Todos saben qué quieren pero muy pocos tienen claro cuál es el propósito que hay detrás de ese deseo y cómo es posible conectarlo con sus objetivos. 

Si te pregunto en este preciso instante cuál es el propósito real o final del proyecto que estás desarrollando, ¿me darías una respuesta clara y concisa en cuestión de segundos? Te contaré un secreto: en las asesorías que cada semana brindo a marcas personales y corporativas, más del 50% de las personas no saben qué responder a esta pregunta: de hecho, hasta se asombran. 

Te pondré un ejemplo para entenderlo de una manera mucho más simple: imaginemos que yo, Arianne Cuárez, estoy al frente de una tienda de arreglos florales para eventos. No solo estoy al frente de la empresa, su concepto también es absolutamente mío. Mi objetivo principal es: posicionarme en el mercado al que pertenezco y hacer que las empresas grandes me contacten para que mis productos estén en sus eventos más importantes durante el año. Ahora, mi propósito es hacer que todos mis productos entren en la vida de las personas y las empresas como una necesidad, como ese elemento imprescindible que sí o sí debe estar en todos sus eventos y se gane, además, un lugar agradable en los recuerdos de mis clientes. 

Mi objetivo es vender pero mi propósito como marca es mantenerme en el tiempo, generar lazos, dibujar una sonrisa en el rostros de otros.

Tener un mensaje con propósito es un toque que hace que tu marca sea mucho más humana, mucho más real frente a otras. 

La investigación es clave, siempre.

2. La investigación: la mejor forma de llegar a tu público objetivo

Cuando se trata de dirigir un mensaje específico para un público en particular, yo me lo tomo con calma. Sé bien que para hallar a mi público ideal no solo debo fijarme en los atributos de mi producto (por esto de que, muchas veces, las características de un producto te dan buenas luces de para determinar a qué tipo de personas está dirigido), también debo fijarme en dónde están cada una de las personas a las que quiero llegar, qué tipo de contenido consumen, cuáles son sus referencias, cuáles son los temas frecuentes en sus conversaciones, etc. 

Sí, sé lo que estás pensando, a simple viste se ve bastante difícil poder determinar todos esos puntos pero, si lo haces a través de un dedicado trabajo de investigación, podrás no solo ajustar tu mensaje, sino también crear productos y servicios más y más adaptados a ese público ideal que no solo te va a leer, también te va a seguir en todos tus canales, te dará sus datos personales, y en un futuro bastante cercano hasta te comprará. 

¿Cómo puedes investigar a tu público? Aquí te dejo tres recomendaciones: 

  • Mira las estadísticas de tus redes sociales. Tú puedes saber cuáles son los contenidos que mejor te funcionan en cada uno de tus perfiles en redes sociales, solo tienes que prestar más atención a las estadísticas que te ofrece cada canal. ¿Te interesa este tema? Aquí tienes una entrada mucho más completa sobre métricas que te invito a leer: 65 datos y estadísticas de redes sociales para considerar en 2019.
  • Mira el contenido que le gusta a tu público. Visita las páginas web que ellos visitan, mira el contenido que crean esas marcas a quienes consideran como referentes, consume las mismas series, observa una y otra vez. Importante: no te estoy pidiendo un cambio permanente en el contenido que a ti como persona te gusta consumir, solo te invito a que seas más observador y analices lo que tu público absorbe con frecuencia, de esta manera podrás saber cómo puedes entrar en su mundo con tu mensaje y tus productos y servicios.  
  • Habla con tus clientes, con tus seguidores, con las personas que constantemente muestran interés por lo que haces. Tener una comunicación constante con ellos te ayudará a conocerlos mucho más y establecer una conexión cercana y amigable que, sin duda, se convertirá en todo un brainstorming para tu día a día.
Recomendación del día: Aplica las estrategias que te funcionen a ti
como creativo, como marca.

3. Estrategias y resultados

En muchas oportunidades me he sentado a conversar con emprendedores que, al momento de concretar una estrategia para sus marcas personales o corporativas, insisten mucho en la necesidad de generar una buena estrategia: quieren crear contenido en video, en audio, quieren mejores fotografías y un diseño llamativo, pero la mayoría de estas acciones están ligadas a lo que otras marcas ya están ejecutando en redes y muy pocas veces están pensadas en lo que a ellos mismos les funciona. 

Por experiencia sé que cuando se rompen las tendencias, cuando las marcas se atreven a innovar y a crear propuestas únicas —propuestas que, incluso, no necesitan de inmensos capitales de dinero para ejecutarse—, los resultados son mucho más positivos que lo que se ganaría creando el contenido que todo el mundo está desarrollando simplemente por la urgencia de ser parte de la tendencia. 

Piensa hoy: ¿cuál es tu principal estrategia al momento de comunicarte? ¿Qué hace que sea tu principal estrategia? ¿Cómo podrías mejorarla? Déjame un comentario con las respuestas a estas preguntas, o escríbeme al email arianne.cuarez@gmail.com 

Apúntate a un nuevo taller, dicta un workshop, sal de casa y anímate a trabajar en un espacio de coworking. Todo es válido para poder realizar actividades offline al menos una vez por semana.

4. Mucha pero mucha actividad offline 

Otro error en el que caen muchos emprendedores es creer en que todas sus acciones tienen que resumirse solo en plataformas online, porque sólo así van a poder tener presencia en los canales en los que deben/quieren estar. Sí, es cierto, necesitamos estar presente en redes sociales, tener una página web que le facilite a las personas seguirnos la pista y comunicarse con nosotros, pero también necesitamos el contacto cara a cara con la gente y para ello nada mejor que participar en actividades offline.

Si te preguntas cómo puedes lograrlo, aquí te dejo (nuevamente) tres recomendaciones que puedes aplicar. 

  • Asiste a eventos. Apunta en tu agenda al menos dos a los que puedas asistir cada mes y procura sacarles todo el provecho posible: hacer networking siempre es una excelente forma de conectarte no solo con nuevos profesionales, sino también con nuevas ideas y oportunidades de trabajo. 
  • Apúntate a un taller o atrévete a dictar un workshop: El conocimiento también es una puerta para agrandar tu lista de amigos y aliados. Si te apuntas a un taller estarás reforzando tus conocimientos, mientras que si te atreves a ser el facilitador, estarás ganando una oportunidad de oro para potenciar tu marca personal y lo que puedes hacer con ella.
  • Sal de casa y trabaja en un coworking: La tendencia de espacios colaborativos para empresas o freelancers está cobrando cada vez más importancia en Latinoamérica. Trabajar en un coworking es otra forma de aprender, relacionarte y hacer que otros profesionales quieran conocer más sobre tu marca personal y tu valor. ¿Me lees desde Venezuela?  WeConnect es uno de los mejores espacios de coworking a los que puedes acudir, ¡visítalos!

5. La constancia: tu mejor amiga. 

Esta entrada ya ha superado las 1500 palabras y me gustaría cerrarla con una reflexión importante: ni el mejor plan de trabajo, ni las mejores estrategias funcionan si no hay constancia y dedicación. 

El contenido puede ser excelente, puedes contar con el mejor equipo de diseño del mundo pero, si no haces de la constancia tu base para trabajar entonces lamento decirte que alcanzar tu meta será mucho más complicado de lo que crees. En lugar de pasarte horas y horas y horas trabajando en tus objetivos, dar pequeños pasos puede ser mucho más efectivo para que llegues a tu meta.

¿Cuán constante eres en tu día a día? ¿Estás 100% convencido de lo que estás haciendo con tu marca? Si tienes fallas escríbeme, puedo ayudarte en tu proyecto. 

Si después de esta lectura estás listo para tomar acciones y mejorar tu estrategia para tu marca personal o corporativa, házmelo saber dejándome un comentario en este artículo. Me gustará poner en tus manos la información que necesitas para acompañarte a seguir creciendo, cada día.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.