Fragolate: Helados con sabor a Venezuela

¿Puede un helado convertirse en un vehículo para entender y compartir detalles clave de la historia cultural venezolana? Si hablamos de los helados de Fragolate, heladería artesanal de los hermanos Pedro y Ramón Dahdah, la respuesta es sí.

Esta heladería artesanal, concebida como idea entre 2012 y 2013, y consolidada como marca hace más de tres años,  ha hecho de la investigación, las ganas de innovar y el ensayo constante, sus principales herramientas para crear un amplio listado de sabores de altísima calidad y variedad.  El resultado es evidente a los ojos y al paladar de todos sus clientes: estamos frente a una marca que ha sabido cómo impactar de forma permanente al público, y cuya propuesta de valor los convierte en un proyecto único, que no entra en competencia con empresas del mismo rubro, ni contemporáneas ni de mayor tradición.

Pedro (izquierda) y Ramón Dahdah, creadores de Fragolate, Heladería artesanal. Foto: Fragolate.com

Su heladería, ubicada en el centro de Caracas —única sede hasta la fecha—, es el lugar donde el público puede disfrutar de la oferta de Fragolate, distribuida en tres líneas: sabores tradicionales, sabores nuestros y sabores amazónicos. A continuación hablaremos un poco sobre cada una.

Chocolate es uno de los sabores de la línea que entran en la gama tradicional. Es elaborado con auténtico cacao venezolano. Foto: Fragolate.com

El chocolate, elaborado con auténtico cacao venezolano, es el que corona la lista de sabores tradicionales de Fragolate (entendiendo por tradicionales todos los sabores que con mucha regularidad encontramos en heladerías: mantecado, fresa, torta suiza, stracciatella, mango, frutos rojos o ron con pasas, entre otros).

Este año la marca incorporó con mucha fuerza sabores como el helado de merey —de mis favoritos—, y el de yogurt natural, concebido a partir de una receta de los hermanos Dahdah, y que en los laboratorios de la empresa da lugar a nuevos sabores al ser mezclados con chocolate, fruta o dulces como el de semeruco, elaborado por la chef Mercedes Oropeza.

Pasamos a los sabores nuestros y aquí la conexión entre la heladería con la cultura venezolana se acentúa mucho más. ¿De qué va la línea de sabores nuestros de Fragolate?

Creados a partir de lo anecdótico, de las recetas más deliciosas elaboradas por nuestros abuelos, de la vida cultural del venezolano, y de los colores y olores que nos caracterizan, esta línea ofrece helados como el delicioso bienmesabe, que combina sabores como el coco, la canela, el licor y el bizcocho; Miramar, helado de chocolate con naranjas confitadas y uvas pasas,  que los creadores describen como «uno de los sabores emblemas de nuestra memoria sensorial», y el Choco-Menta, divino helado cremoso, de color verde, y muy demandado entre los niños por su particular sabor a chocolate mentolado.

El helado de chicha criolla es el rey dentro de la línea de sabores nuestros. Probarlo es viajar a la Caracas de antaño y volver a la realidad con una sonrisa. Además, tiene un plus: está arropado por un manto de canela recién molida. Delicioso, sin duda. Foto: Fragolate.com

Tal como se muestra en la foto anterior, la lista de sabores nuestros continúa con helados como el de chicha criolla, uno de los primeros en ser lanzados por la marca;  mango salado con adobo y vinagre, un sabor característico de la infancia del venezolano, y el papelón con limón, tan cítrico como dulce, refrescante como la bebida original.

Sin embargo, una tercera línea de sabores incrementó la oferta y con ello el éxito de la marca. Se trata de un sello particular, un plus, que convierte a Fragolate en un proyecto sin comparación.

¿Puede la diversidad del Amazonas caber en un helado?

La despensa del Amazonas es inmensa, y ¿cuántos de nosotros podemos afirmar conocerla?  Sin duda los más afortunados (comunidades indígenas e investigadores inquietos como Pedro y Ramón Dahdah) pueden hablar con propiedad.

En esta línea destacan helados de frutas como copoazú, arazá, manaca, túpiro, yuvia o yaca, y hasta uno elaborado con hormigas limoneras, el más exótico de todos. Estos helados potenciaron aún más la oferta de Fragolate y llevaron a sus creadores a incrementar sus apariciones en medios de comunicación, y todo tipo de colaboraciones.

De sabor fuerte y refrescante, el helado de copoazú ha sido muy bien recibido por el público. Foto: Fragolate.com

«Al principio, hablar de estas frutas era como hablar en otro idioma. Desde ese momento aprendimos que la despensa del Amazonas es mucho más grande y más rica de lo que la gente puede imaginar», expresa Pedro Dahdah en una entrevista concedida este año.

Este artículo ha sido de los más sabrosos redactados hasta ahora en este blog pero, ¿por qué en lugar de leer sobre Fragolate no nos lanzamos a probar todos sus sabores?

Si vives en Venezuela puedes acercarte a la sede de la heladería ubicada en el Nivel Avenidas del Centro Comercial Metrocenter, ubicado entre las avenidas Universidad y Baralt, en el centro de la ciudad.

¿Quieres más información? Te invito a que los visites en su página web. Luego de esta aventura, me cuentas en un comentario cuál es tu sabor favorito.  Estoy segura de que no será sencillo decidirte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.